Fotos Asociación GAIA

El Cohousing es el resultado de 25 años de generar un proyecto único en el país por su envergadura. Los caminos recorridos en proyectos comunitarios y de visita a numerosos cohousings y comunidades intencionales de diversos países, se cristalizó en el proyecto Ecovilla Gaia. Este se convirtió en un espacio de investigación y práctica de como un grupo de personas puede convivir y sustentarse en un espacio de tierra de la forma más ecológica posible. Esto se logró, por aplicarse el diseño permacultural a toda la Ecovilla Gaia, que comenzó  el 5 de junio de 1996 en 20.5 hectáreas el partido de Navarro, Provincia de Buenos Aires. Fue así que la Ecovilla Gaia se convirtió en un lugar de referencia de sustentabilidad, comúnmente citada por David Holmgren (cofundador de la Permacultura) como uno de los lugares de mayor nivel de sustentabilidad de los proyectos que visitó.

20150226_171654 (2)

Al mismo tiempo, dentro de lo que se llama las estructuras invisibles de un diseño permacultural, fuimos desarrollando la trama humana. Desde el comienzo hasta el 2004 nos organizamos con economías individuales. Entre todos llevamos adelante la Ecovilla, y cada uno decidía cuanto de vida individual tenía y cuanto de comunitario. Como en los primeros años el proyecto no generaba recursos económicos, todos teníamos que cubrir los gastos mensuales, y quienes podíamos hacíamos aportes extras para el desarrollo del proyecto.

Pero el problema que se acrecentaba con el tiempo fue que no había propiedad privada, y a la larga desmoralizaba a la mayoría. Aunque queríamos, no podíamos tomar el condominio como estructura legal para el Cohousing por las limitaciones que tenía, especialmente si un condómino contraía una deuda y no la pagaba, el resto tendría que haberse hecho cargo de ésta.

Asociación Gaia 5-59En el 2004 pasamos a un formato de economía comunitaria y dentro de éstas nos inspiramos en las comunidades igualitarias de Estados Unidos, esto nos permitió crecer en cantidad de miembros y en seguir desarrollando el proyecto en todas las áreas que habíamos diseñado a comienzos de los 90′. Pero otra vez tuvimos el mismo desafío, años de vida comunitaria sin propiedad privada produjo los mismos problemas que en la etapa anterior sin permitir que la comunidad pudiera seguir creciendo. Y fue así que en el momento de replanteos profundos, en 2015 se reforma el Código Civil y la figura del condominio se mejoró sustancialmente en todos los aspectos, tomando como ejemplo otros países avanzados en este sistema, donde la deuda de un condómino no tiene que ser pagada por el resto.

Así que retrocedimos en el tiempo recuperando el método de economía individual pero con propiedad privada, formando un Cohousing, que habíamos estudiado en detalle. Volvimos a rediseñar la propuesta. Así se destinaron las 9 hectáreas centrales de la Ecovilla, donde están los edificios comunes (claves para todo cohousing), las huertas, los frutales, los bosques para leña y maderas nobles, el parque natural de especies nativas y los talleres.

El condominio se conformó en 35 partes indivisas y cada una dispone de un espacio de uso exclusivo para su vivienda. Ahora los integrantes del cohousing no tenemos que preocuparnos de cómo desarrollar el proyecto (lo que requiere de un espíritu pionero y mucha juventud para tanto trabajo físico que lleva comenzar un proyecto desde cero). Fácilmente pueden integrarse las generaciones de los 40, 60 u 80, y comenzar a vivir la vida de covivienda, cosechando día a día los frutos de los árboles y las huertas, y compartiendo los ingresos que genera el cohousing en lugar de mes a mes hacer aportes personales.

En el último año y medio nos dedicamos a escribir el acuerdo que20150222_115649 acompaña la escritura de cada condómino. En este documento se volcó toda la experiencia de 21 años de vida en el lugar y del análisis del funcionamiento de diferentes cohousings en el mundo. Por otra parte, se realizó la agrimensura de toda la parcela y la marcación de los 35 espacios de uso exclusivo. Terminado esto hizo una convocatoria para que nuevas personas puedan sumarse, y fue así que de diferentes partes del país, una increíble cantidad de personas participaron en la reunión del 1º de abril reciente, en la que fue presentado al detalle todo el proyecto. Los sueños y dudas de los posibles nuevos vecinos dieron  al encuentro la nota de profundidad, de lo que implica cuando se reúne un grupo de personas que aspiran a vivir de otra manera.

Si no pudiste venir, te invitamos a la próxima reunión informativa que será el domingo 23 de abril a las 10:30hs. Para asistir enviá un email a gaia@gaia.org.ar

Al fin de los 80’s, cuando estábamos construyendo los primeros baños secos, nos criticaban de ridículos y que estábamos promoviendo algo que iba en contra de la salud pública. Pero siempre nos caracterizamos por innovar más allá de los comentarios de quienes nos conocían (a Leonardo ninguno de sus seguidores le creyó cuando diseño su máquina para volar, aunque sí voló después de 50 años cuando se la construyó según sus planos).

Desde el comienzo del diseño de la Ecovilla Gaia propusimos que todos los baños serían secos. Sí, teníamos un desafío, de los baños que ensayábamos y de los vistos en muchos proyectos, todos tenían serios problemas de diseño. Así que el IAP (Instituto Argentino de Permacultura) se propuso desarrollar un baño seco óptimo y fue así como nació el baño seco con separación de orina Gaia. Hoy construido en numerosos países, por todos los estudiantes que fueron capacitados por dicho Instituto.

En el año 2008 se firmó un convenio con el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), por el cual dicho Instituto comenzó a tomar los diferentes sistemas de la Ecovilla Gaia para promover una sociedad más sustentable. Pasaron los años y con la partida del presidente del INTI, el Ing. Enrique Martínez (quien tomó la permacultura como propuesta de sustentabilidad), muchas áreas de este convenio fueron desactivadas. Pero un pequeño grupo, que incluía a dos permacultores formados por el IAP, siguieron difundiendo el baño seco y lograron interesar a los técnicos del Ministerio de Salud de la Nación, publicando junto con el INTI un Manual sobre Baños Secos con separación de orina, y más tarde una directriz recomendando los baños secos para todo el país como la opción más indicada en lugares donde no haya cloacas (publicada en el boletín oficial el 7 de abril de 2017).

Su fundamentación, entre otras, dice: “Que de todos los sistemas de tratamiento conocidos, el único que tiene un círculo virtuoso alimento-humano —tierra— alimento, es el baño seco con separación de orina no requiriendo aporte de energía extra en todo su proceso.”

Esto permite hoy que cualquier fábrica, hospital, empresa, casa, etc. pueda instalar baños secos y ser aprobado en su habilitación, si en el lugar no hay cloacas (esto involucra al 53% de la población en Argentina).JPGLogo Final p Digital 30.9.16

Una nueva etapa ha comenzado para nosotros, ya que desde que se conoció la noticia estamos recibiendo una avalancha de consultas sobre nuestro modelo de baño seco con separación de orina Permapreta, listo para instalar, que se está construyendo en serie, a un valor mínimo comparado a cuando se tiene que construir en el lugar (generalmente en cemento armado). Este diseño permite instalarse en un ambiente donde funciona un baño convencional e instalarse a nivel sin necesidad de escaleras y sin problemas en caso de afloramiento de napas. Por otra parte, una de las características que lo diferencia del resto de los diseños del mundo, es que el humus que genera la cámara inferior se vacía desde arriba, evitando el vaciado de humus o materia fecal (según cuál sea el diseño) desde las puertas inferiores de descarga.

Permapreta tiene su nombre inspirad de en la Terra Preta, generada por las culturas amazónicas que vivieron por 13000 años, hasta la llegada de los europeos y descubrieron un sistema de generación de suelo hiperfértil. Permapreta recrea a su vez este sistema haciendo que el humus que produce sea clave para la regeneración de suelos y que produzcan abundancia de alimentos.

Sus principios son: activación de microorganismos, lombrices californianas, agregado de carbón pirólico y condiciones ideales de humedad y circulación de aire. A su vez, el mismo sistema puede utilizarse como compostero para procesar basura orgánica domiciliaria.

Porcentaje de la población sin cobertura de cloaca (2010).

Comienzos de la Red Global de Ecovillas
Reunión GEN 1995
Reunión GEN 1995
En una granja comenzó uno de los primeros cohousings del mundo: Hoejtofte en 1969 con 6 familias en las afueras de Copenhagen, Dinamarca; para 1979 contaba con 12 adultos y 12 niños, al quedar este proyecto dentro de un suburbio, parte de los integrantes en 1987 decide pasar a una experiencia más sustentable, y comienzan una cohousing en un campo de 30 hectáreas en el noroeste de Dinamarca y llaman a este proyecto Fjorduang.
Al mismo tiempo fundan Gaia Trust y Gaia Village con la intensión de promover el desarrollo de ecovillas. Es así que en octubre de 1995 convocan a diferentes proyectos de ecovillas a fundar la Red Global de Ecovillas. En la cual la Asociación Gaia estuvo presente pasando a ser uno de los protectos fundadores de esta red (ver foto).
Dicha reunión se realizó en la Ecovilla de Findhorn en el norte de Escocia. Desde aquí un número cada vez más creciente de ecovillas se han sumado a la red con diferentes formas de organización,  entre las más comunes: comunidad igualitaria y cohousing.
Cohousing Amanecer y Atardecer
En el año 1988, después de una experiencia de vida comunitaria en La Choza, Gral. Rodriguez, Provincia de Buenos Aires, llegamos a la conclusión de que era clave formar un asentamiento sustentable, que no solo fuera práctico en sí mismo sino también replicable por otros, naciendo así el proyecto ecovilla, y fundando la Asociación Civil Gaia en 1991 para darle el marco legal. En mayo de 1996, la Asociación logra comprar 20,5 hectáreas .
La integración a la Red Global de Ecovillas fue un gran apoyo porque supimos que no eramos los únicos que estábamos en ese camino. Para junio de 1996 quince proyectos integrábamos la Red (ver foto).
Fueron muchos los desafíos para concretar el proyecto en Navarro, tanto para contar que haría falta el espacio de un libro. Solo a modo de síntesis mencionaremos que, dimos los pasos dentro de la forma igualitaria. Esto nos permitió avanzar pero hasta un nivel, ya que se convirtió en un paredón la “no propiedad privada”; por esto en el 2015 comenzamos a analizar nuevamente la posibilidad de organizarnos como un cohousing. En el comienzo habíamos subestimado la importancia que tenía que si un residente quería irse pudiera vender su parte o dejarla a sus herederos. Esto hizo que por 20 años cientos de personas se acercaron a querer vivir en la Ecovilla Gaia pero no lo hicieron debido a la no propiedad privada.
Ecovillas del mundo - Junio 1996
Ecovillas del mundo – Junio 1996
 
Fue así como formamos los Cohousing Atardecer, formado por 8 espacios para construcciones privadas, de las cuales uno ya está en uso; y Amacener con 27 espacios, por el momento el que está más desarrollado con 6 construcciones para viviendas terminadas y 3 en construcción. Los dos cohousing comparten espacios en común.
Es así que una nueva etapa comienza en la Ecovilla Gaia, abriendo la oportunidad a que se sumen nuevos residentes.
Por otra parte, la Asociación Gaia formó el IAP, Instituto Argentino de Permacultura; el IAB, en Instituto Argentino de Bioconstrucción y la UIP, Universidad Internacional de Permacultura. Siendo estos espacios dedicados a la enseñanza e investigación para la vida sustentable. Estos centros han formado a miles de personas, muchos de ellos interesados en formar comunidades.
Te esperamos para vivir una vida en armonía con la naturaleza y con tus vecinos, en un ambiente acogedor que se  destaca por su agradable energía.

   Más de 20 años de diseño permacultural otorgan un paisaje único de belleza y abundancia, y a su vez que genera alimentos y otros recursos.

   Todo esto en un entorno con construcciones naturales que dan al lugar un carácter especial por su estilo arquitectónico basado en la armonía de las formas de la técnica de modelado en barro.

   Aquí podrás sumarte para criar a tus hijos en expansión con la naturaleza, donde las personas mayores tienen un lugar para seguir activos y mantener una vida social.

   En la propuesta de cohousing cada residente tiene la libertad de elegir cuanto quiere de vida individual y cuanto en común.

   La Ecovilla está organizada como condominio, el que te permitirá generar tus propios ingresos compartiendo las ganancias de los proyectos productivos que ya existen, como:

– Alquiler del auditorio/salón con servicio de comidas.
– Visitas guiadas y almuerzos al público en general.
– Visitas guiadas para grupos de estudiantes, desde la primaria hasta universitarios.
– Cursos y seminarios.
– Venta de excedentes de verduras, frutas, leña, bambú, madera y semillas.

   Además podrás usar esos recursos para tu sustento personal.

   También podrás comenzar nuevos emprendimientos productivos o servicios que quieras desarrollar haciendo uso de las instalaciones y de todas las zonas comunes.

   La Ecovilla produce su propia electricidad mediante aerogeneradores y paneles solares, así como también el agua por bombeo que están disponibles para todos los condóminos.

   Como condómino tendrás una parcela de uso privado para la construcción de tu vivienda, taller y una cabaña para alojamiento, también espacio para una huerta, frutales, etc. Además, serás copropietario de los siguientes espacios compartidos ya existentes:

* Auditorio para 130 personas con salas complementarias de recepción, tienda y oficina, y sala de juegos para niños.
* Centro comunitario con cocina, despensa interna, comedores para 100 personas y biblioteca.
* Despensa externa
* Construcción y juegos para niños.
* Tren solar educativo
* Centro de lavado de ropas y duchas
* Galpones y talleres
* Invernadero
* Bosques de especies nativas, de especies maderables y de frutales
* Huertas y otras áreas de cultivo
* Y diversas comodidades para comer y estar al aire libre

Te invitamos a una reunión informativa para conocer el profundidad los detalles de esta propuesta, que será el domingo 23 de abril a las 10:30am puntual en la Ecovilla Gaia  (cómo llegar).

Confirmar asistencia por email a gaia@gaia.org.ar

Son tiempos donde la problemática sobre semillas se está discutiendo como el tema clave de el futuro de nuestra libertad. Nos dejaron ser libres en nuestra posibilidad de comprar, pero se están apoderando de la principal libertad, que es ser productores de nuestros propios alimentos.
La humanidad generó una increible variabilidad genética por selección que fue desarrollada por miles de años. Hoy, por los patentamientos de eventos transgénicos y por las nuevas ley de semillas, las agrocorporaciones se están apoderando de este patrimonio de la humanidad.
Si producimos semillas podremos ser autónomos en la producción de nuestra comida, fibras, medicinas y materias primas. Para esto tenemos que comprender que existe una trama muy compleja que es la del agronegocio, la que comienza después de la segunda guerra y que toma su rostro en los setenta con la revolución verde. Se incorporan primero los agrotóxicos, luego los híbridos (como primera fase de esa “revolución”) y más tarde, a comienzos de los noventas, los transgénicos.
Tener una estrategia es clave, hay que ayudar a los agricultores para que puedan recuperar el conocimiento ancestral del mejoramiento y producción de semillas y, por otra parte, crear la mayor cantidad de pequeños bancos de semillas con mínimos insumos, que permitan cuidar el material que todavía está disponible.
Por esto hemos invitado a una persona clave a nivel  mundial en el tema de semillas, el Ing. Emigdio Balllon, quien ofrecerá el curso de producción y conservación de semillas de polinización abierta del 19 al 22 de enero en la Ecovilla Gaia.

Si se está dando un momento histórico en la Asociación Gaia desde su nacimiento en 1991 es en estos días, por dos hechos claves. El primero es el comienzo de clases de la Universidad Internacional de Permacultura (UIP – Ex Universidad Popular de Permacultura), con el primer grupo formado por 13 estudiantes que después de 13 días muy intensos en el campus de la UIP finalizaron la etapa presencial del primer año. El resto de las clases de este período las están comenzando a recibir a distancia, a través de clases en video y con tutoría continua que los acompañará en su formación y el desarrollo de los proyectos de diseño de permacultura.

Y el segundo hecho, es que estamos celebrando los 20 del comienzo de la permacultura en Argentina con la PC+20

Pasos que nos hacen reflexionar sobre el aporte que la Asociación Civil Gaia está haciendo a la permacultura en Argentina y más allá, porque el movimiento internacional de permacultura está viendo a este país como una región clave a nivel mundial.

En estas notas empezaremos a volcar la experiencia de 20 años del Instituto Argentino de Permacultura (IAP) en el cultivo de especies y variedades tradicionales y no tradicionales, y la producción de sus semillas.

El uso de estas especies permiten a un sistema de permacultura ser resiliente en su producción de alimentos, permitiendo así adaptarse a las condiciones ecológicas del lugar y a las variables cada vez más extremas del cambio climático.

Las especies y variedades presentadas en esta sección fueron adaptadas, rustificadas y en algunos casos hasta mejoradas a las condiciones de llanura pampeana húmeda, donde desarrolla sus investigaciones el IAP.

Todo el material utilizado está basado en semillas de polinización abierta, libre de transgénesis e hibridación. Esto permite a todo agricultor que utilice este tipo de semillas poder volver a sembrar manteniendo sus cualidades de pureza varietal.

Por otra parte, seguimos promoviendo la Red Argentina de Salvadores de Semillas, creada en el primer curso sobre semillas que el Ing. Emigdio Ballon ofreció en la Ecovilla Gaia en el 2002. A través del intercambio más personas pueden cuidar la misma variedad asegurando la permanencia de la mismas. Y por otro lado, nuevas variedades pueden entrar en la red, generando así pasos sólidos para la soberanía alimentaria.

Es por esto que todos aquellos que quieran compartir sus semillas pueden enviarnos un e-mail y recibirán nuestra lista de intercambio.

Amaranto: Historias doradas de los tiempos

Amaranto Dorado Gigante (Amaranthus hypochondriacus)

Si un cultivo puede cubrir parte de las pampas, es esta variedad, que acompañada por el sol de veranos llegó a la increíble altura de 2,50 metros, con enormes panojas de color ocre relucientes, lo que a la distancia hacía predecir una riqueza incalculable, desde el valor nutricional, destacado por la calidad de sus proteínas.

Hemos realizado ensayos con otros amarantos, pero este promete destacarse y así, como lo hicimos con las variedades y así como lo hicimos con las variedades de quínoa de tierras bajas de que difundieron por la llanura pampeana, sin duda este amaranto se sumará a estos cereales andinos que podrán mejorar la calidad de los alimentos producidos. Por otra parte, estos son cultivos provenientes de zonas semiáridas, por esto la fertilidad de esta bioregión les ofrece un amplio desarrollo como cultivo a gran escala. Una sola panoja puede producir semillas para cientos de metros cuadrados, así que, con la cosecha disponible podemos cultivar las primeras hectáreas, ya que hemos entregado semillas a unos 15 agricultores para que realicen sus primeros ensayos.

Amaranto muy baja

Amaranto Mantegazzianus (Amaranthus Mantegazzianus)

Si una especie local estábamos buscando desde hace 25 años es el Amaranto cultivado por la Nación Comechingona y otras, ya desparecido de los lugares originarios. Esa búsqueda terminó porque en la primavera pasada, unas pocas semillas fueron colocadas en nuestras manos.

Si hay una planta argentina por excelencia es esta, de todas las especies comestibles, ya que originalmente solo fue encontrada en este país. Las especies exclusivamente argentinas son muy raras, y para tener como ejemplo una especie doméstica, es más raro aún. Esta es una especie cultígena, es decir que se ha originado por el cultivo. Carece de la forma silvestre emparentada. Se la cultivó en valles bajos y cálidos, pues no soporta los fríos de las alturas, crece bien y fructifica abundante. Aquí en la Ecovilla Gaia tuvo un optimo desarrollo llegando a plantas de 1,80 metros con panojas medianas de un color ocre anaranjado, con semillas color perla.amaranto 2 muy bajo

Las naciones originarias la cultivaron por el valor de sus granos usados para la alimentación y por sus hojas y brotes que comían cocidos. Otros nombres que recibió fueron Trigo Inca, Quinoa del Valle, Chaclion, Ataco.

Ya la hemos cosechado y haremos la primera comida con este amaranto, el que será un momento para recordar hábitos ancestrales. También disponemos de material para que muchos puedan cultivar esta especie y sacarla de su casi inminente extinción.

Publicación de Desarrollos Permaculturales Nº 1

Baño Seco de Humus de Lombriz de Flujo Continuo

Universidad Internacional de Permacultura

          Desde 1996 el Instituto Argentino de Permacultura comenzó a investigar diversos modelos de baños secos a partir de lo cual empezaron a construir y diseñar nuevos modelos que fueran una síntesis de máxima eficiencia, que pudieran reciclar los desechos humanos de forma segura y con máximo aprovechamiento de recursos, buscando a la vez un mínimo requerimiento de mantenimiento. Así surgió el Baño Seco de Humus de Lombriz.
upp publicacion baños
         Los baños que conocemos en las zonas urbanizadas y los que propone el modelo de vivienda moderna, se basan en un uso intensivo del agua para la eliminación de los desechos humanos. Este modelo conlleva un enorme despilfarro de un recurso escaso como es el agua dulce, que en lugar de usarse como bebida esencial para la vida o para riego de cultivos, se degrada y subutiliza como mero vehículo de dilución y transporte. Usarlo de esta manera implica su inevitable contaminación; el agua transportadora de desechos se transforma toda ella en un desecho contaminado y contaminante que debe ser tratada en una planta especial, o seguirá contaminando todos los suelos y cursos de agua con los que se mezcle y tome contacto. Si este agua fue, además, previamente extraída de un curso de agua; depurada y potabilizada; transportada por enormes redes de cañerías, y luego de su uso en el inodoro (doce litros en promedio en cada descarga) debe ser nuevamente transportada por la red cloacal hasta la planta de tratamiento de aguas cloacales y/o hasta el mismo curso de agua del que se la extrajo originalmente para su “disposición final”, se habrá despilfarrado, además del precioso líquido originario, una enorme cantidad de energía y recursos complementarios.
        Un baño seco nos da la oportunidad de cambiar este paradigma cambiando la contaminación del agua y del suelo por un enriquecimiento del mismo ya que permite aprovechar los residuos humanos como fertilizantes naturales de alto rendimiento y ahorrar una considerable cantidad de energía. Los baños secos no utilizan agua para la evacuación de orina y excrementos y no se conectan a la red de aguas residuales. Una familia tipo contamina anualmente el equivalente a una piscina con los desechos que envía a la red cloacal. Sin embargo, en Gaia, los baños benefician al sistema ya que transforman la materia fecal (altamente contaminante) en humus y reprocesan la orina para aprovechar sus nutrientes para la fertilización de los cultivos.
         Te presentamos un documento en el cual se desarrollan en detalle los conceptos claves de este sistema y sus principales ventajas en relación a otros baños secos. Podés descargar el documento completo en este link UPP – Baño Seco de Humus de Lombriz

013-latinoamérica-a-768x1024El panorama latinoamericano nos presenta un conjunto de sociedades profundamente desarticuladas. Incluso en períodos pasados, en que varios países presentaron tasas elevadas y sostenidas de crecimiento del Producto, la desarticulación no se resolvió. Prueba de ello es la tasa de crecimiento más sostenida de todas: la de las pobrezas […] en que se debaten las grandes mayorías de nuestro continente.
Se han planteado muchas razones para explicar esta dramática contradicción. No pretendemos invalidar ninguno de los argumentos hasta aquí esgrimidos. Sólo pretendemos agregar otro que ha sido, quizás, el menos examinado. Lo planteamos en términos de hipótesis: toda direccionalidad a priori que se imponga a un sistema socioeconómico desarticulado, inhibe sus posibilidades de articulación. Dicho en otras palabras: no es la direccionalidad impuesta la que logrará la articulación, sino, al revés, será la articulación la que determinará la direccionalidad deseable.
Dadas las condiciones actuales, no tiene sentido “forzar” la dirección de un sistema. La prioridad es clara. Lo que se precisa es vertir todos los esfuerzos para articular la interrelación de las partes del sistema. Sólo un sistema articulado puede aspirar a ser un sistema sano. Y sólo un sistema sano puede aspirar a la autodependencia y a la actualización de los sujetos que lo integran.

* Desarrollo a Escala Humana – Manfred Max-Neef

hormigas-llevando-hojas“Las hormigas tienen una distribución geográfica amplísima, desde el Ecuador casi hasta los polos, desde el nivel del mar hasta aproximadamente los 2.000 metros de altura en la montaña. (…) Las hormigas andan dando vueltas en el planeta desde el período Cretásico, lo cual significa desde hace aproximadamente 100 millones de años. A pesar de las glaciaciones, las extinciones de los dinosaurios, los cambios del clima y los gobiernos militares, ellas persistieron, conformando hoy aproximadamente 9.500 especies distintas. No son muchas especies, sino que también son muchos individuos. Una sola colonia de hormigas “guerreras” (estilo “marabunta”) puede tener más individuos que todas las poblaciones de leones y elefantes de Africa.

Es evidente que las hormigas han sido exitosas. Están en todas partes, son muchas, hay muchas especies y se encuentran en nuestro planeta desde hace mucho tiempo. Una razón muy importante de su éxito tiene que ver con su organización social. Existen muy pocos animales que conforman sociedades. Entre los insectos, aparte de las hormigas, solo lo hacen las abejas, algunas avispas y las termitas.

La palabra “sociedad”, tan conocida por todos nosotros, tiene una definición muy estricta en biología. Las generaciones se superponen en el tiempo (o sea, siempre hay huevos, juveniles y adultos dando vueltas), existe división del trabajo (distintos individuos de una misma colonia se ocupan de distintas funciones, incluyendo la reproductiva), y las crías son cuidadas por los adultos. Todas estas características las han hecho triunfar a lo largo de su historia evolutiva.”

* Un mundo de hormigas – P. Folgarait y A. Farji-Brener

Suscribite al Permaboletín

Noticias

Aviso